miércoles, 9 de noviembre de 2011

Historia de la lejanía, 16. Segunda Parte.


 Segunda Parte


 El Deseo




René Magritte, Los Amantes

* * *

La génesis de un poema

Un poema nace solamente de la piel,
la poesía sólo tiene sentido cuando nace desde el cuerpo
y aspirando a penetrar otro cuerpo se hace verso.
La carne es débil, pero cierta,
verdadera como solamente un poema puede serlo,
suave a veces, y profunda, y plagada de misterios
de placer y dolor y tierra.
Y los ojos, vacilantes, y la boca
entreabierta para que pueda asomar la lengua,
y las manos agitadas, ondeando, buscando otras manos a las que asirse en la caída.
Porque todos caemos, todos estamos perdidos
y caemos,
morimos demasiadas veces al día,
amamos y después nos sumimos en el olvido,
y caemos
y solamente podemos asirnos al final a la poesía.
Pues un poema tiene manos, y respira,
un poema tiene sed, y se alimenta, y se entrega
como una delicada mujer que, sabiéndose amada,
rueda graciosamente hasta la orilla.
La carne es débil, pero no traiciona,
solamente el espíritu es angosto y cruel y resbaladizo.
Solamente la piel tiende puentes en la inmensa lejanía. 





2 comentarios:

Poesía Mia dijo...

De ti emanan sentimientos de ternura y pasión que dejan eterna huella en tu poesía. Maravilloso trabajo que merece ser leído por el mundo.

David Martínez Romero dijo...

Muchas gracias por el comentario, espero que los poemas que voy publicando te sigan gustando de la misma manera.

ShareThis