martes, 27 de marzo de 2012

Historia de la lejanía, 27. Tercera Parte.


Tercera Parte

La Larga Espera


René Magritte, El Imperio de las Luces
* * *

El último viento


La historia es siempre historia de un fragmento,
abstracción, a lo sumo,
torcida e incierta
como vena de sangre que abierta hacia lo soñado,
lenta y vacía, simboliza la existencia.
La muerte tiene dedos suaves, con ellos
recorre los perfiles de almas que no llegan,
de amores que no pasan,
de flores redondas arrojadas al cemento sin misericordia.
La vida es hermosa
pero la noche es cruenta, mi piel se resquebraja y me hundo en la niebla,
todas las luces se apagan sobre mi cuerpo y mi cuerpo
se despedaza.
Siempre, siempre la misma música,
siempre calles y cada vez más calles y cada vez más largas avenidas,
cementerio de metal, jungla de medianos, infierno de argamasa.
Yo ya no soy yo…
El tiempo, la luna, mis manos, aquellos labios
que como conceptos inútiles besaban sin destino,
aquella mujer, desnuda, que como los ángeles caídos
besaba al azar y corrompía.
Sopló el viento final.
La última ráfaga sopló, y quedó sólo el vacío.
Sólo nosotros quedamos, a solas.







ShareThis