miércoles, 2 de enero de 2013

Historia de la lejanía, 57.



Especialidad



Mi especialidad es la perfección sin pausa,
una suerte de plenitud o acorde
que rige mi destino aun cuando la sombra reina.
Inmensidad:
la creencia en una realidad total de pareceres
sintetizada como alimento de luz y astucia.
Unas pocas verdades apenas
dejo caer frente a mí, y camino
sorteando mis propias convicciones
hasta que se convierten en principios.
Mi especialidad es la existencia:
ser, y ser sin miedo ni fugaz melancolía,
sentir más allá del pensamiento para regresar después a las palabras
como el ave que regresa al sur interno.
El cuerpo, la piel, el corazón, son formas de calor
y promesas del futuro que susurra desde un origen primigenio.

Comprensión del alma como relatividad especial:
un minuto, un solo segundo de mi plenitud
equivalen a largos milenios de vacío transitorio.



No hay comentarios:

ShareThis