viernes, 3 de mayo de 2013

El Silencio, 13.



13


Él sólo quería ser músico.
Solamente quería escribir música.
Con sus pequeñas manos, de dedos delgados,
solamente quería labrar sobre el papel signos azules
y luego esperar
a que otros elevasen a sonido sus palabras.
Él sólo quería la sutileza del silencio,
el suave alternar de los pequeños matices,
la ligera comprensión del viento que pasa.

Vivió aguardando a que llegase el día,
componiendo canciones,
dibujando cantigas,
almacenando poemas que nadie leía,
que ninguno traía a las palabras,
que nunca venían a la música.

Y él vivía,
escribiendo con sus manos,
soñando con sus dedos,
amando con su risa.





ShareThis