jueves, 26 de septiembre de 2013

El Silencio, 26.




26


Yo he sido tus manos,
y tu amor,
y tu invierno.
Yo he sido mar para tus labios,
camino recto para tu soñar despacio,
alma que reposa sobre tu tristeza,
cuerpo que atraviesan tus dedos como suspiros de hierro.
Yo he sido tu pasado,
forma de tu pensamiento y fondo de tu noche.
He sido fuego último,
y hogar,
y llanto.
Y así tendrá que nacer, un día,
cuando nadie perturbe el sueño en que floreces,
aquel hondo saber que garantiza el cielo,
que vibra en tu piel como paciente sonido.

Yo he sido tu silencio.






ShareThis