domingo, 27 de octubre de 2013

El Silencio, 30.



30


Hay todavía un cierto respeto en el hablar quedo,
una brevedad como incierta en la voz que, aunque cercana,
cae despacio en los límites de unos labios
cuya proximidad quema.
Cuántas veces, te pregunto, has podido amar así,
solamente con palabras,
acariciar el alma, tímida y desconfiada,
exaltar la vida, tu vida, toda vida,
sin alzar la voz, sin malsonancias.
Sólo palabras, silencios, palabras,
el viento girando en torno,
solamente tu voz
y su alma.





No hay comentarios:

ShareThis