miércoles, 11 de marzo de 2015

El Silencio, 44. Los diálogos pugilísticos.


44

LOS DIÁLOGOS PUGILÍSTICOS


            (Al fin, hemos recuperado el derecho a presentar batalla: llega, por tanto, la hora de entrar en combate, de pelear, que es la forma más antigua del conocimiento. Y de la ignorancia: saber, y no saber, a un tiempo. Luchar, a secas,  porque la vida lo manda. Hay quien busca la paz como quien busca una leyenda. Pero quizá la paz es eso que sólo se alcanza cuando no se busca. Quizá la paz es simplemente una falacia. Vil, como toda mentira: VIL, como se diría en números romanos. )


El Borracho: –          La paz es mi lenta bondad de espíritu,
                               es  mi triste, torpe divagar,
                               porque la calma es siempre calma del que ya no lucha
                               y la ausencia de lucha es el morir, como muere
                               el mar cuando se limita.

El Pintor: –               Embriagado estás.
                               Bien, que así sea. Lo necesitarás
                               para emprender con dignidad tu extraordinaria tarea:
                               pues ahora debes recuperar tu sobriedad.

El Borracho: –           Después de tanto tiempo, ni siquiera
                                sabría cómo hacerlo. La noche es lenta
     y mis ojos duelen, duelen
     de haber llorado tanto.
     Hay nubes sujetando la luna,
     y mi mano tiembla,
     tiembla porque tengo miedo,
     tiembla
     porque tengo pena.

El Pintor: –                 Ni todos los romances de este mundo
                                 pueden ya salvarte, escucha:
                                 la lluvia arrecia con voz de música,
                                 arcos de tiempo se quiebran sobre tu espalda,
                                 años y más años que pasan
       dejando tras de sí un rastro de ilusión, de amor, 
       de dolor, de historia.

El Borracho: –             ¿Quién va?
                                  Nadie. Nunca.


El Pintor: –                 Sólo una sombra que aparece, y se desdibuja.





No hay comentarios:

ShareThis