viernes, 29 de mayo de 2015

Erario de Luces Muertas: Parte I




ERARIO DE LUCES MUERTAS

(1992-2000)





Piet MONDRIAN, Línea sobre forma




I.

NECRONÁUTICAS




1.
El Necronauta



    El viento ha olvidado este pequeño rincón
en el que la mar, cálida y mediterránea, descansa,
la psique duerme, encantada, 
y alguna brizna de estío perdura inconsistente.

    El viento no lo recuerda; yo, a veces, tampoco,
pero tal vez algún día,
antes de la fatal asunción del urbanismo,
el espíritu de marinero oscuro
-necronauta-,
retorne y me descubra la razón oculta
a la que viajar cuando las aves emigren.

    Magia blanca, bondad en otro sentido, 
sin fetiches, ni dioses, ni ritos sedentarios.
Yo, que fui sacerdote de mi propio ateísmo, 
vestí apropiado, justamente desnudo, 
como un hijo de la vida pura.
Ante el mar hice un juramento profano
que luego olvidé, en el altar del descreimiento,
por amar la existencia como nunca hube soñado.

    El necronauta murió, viajante oscuro;
hoy tan sólo queda la intuición neblinosa
de haber sido llanto, mar, rincón oculto.






No hay comentarios:

ShareThis