jueves, 25 de junio de 2015

Erario de luces muertas, 4. El caminante ha burlado a su sombra.





4.



El caminante ha burlado a su sombra





    Como un mágico e inquietante presagio
que anuncia el final del gran eclipse
ha aparecido, en un recodo del camino,
moribunda, la sombra del que se había perdido.
Apenas si los hombres distinguen ya la silueta del caminante
en la estrecha perspectiva que dibuja la larga senda;
más que verlo, lo intuyen
porque corre el rumor extraño
de que se ha escapado de su laberinto.
Aquí está la prueba, en el mismo recodo
del camino, donde han hallado a su sombra, muerta.
Así es:
el caminante ha burlado a su sombra,
es ya un hombre libre, uno al que muy pronto
los otros hombres dejarán de ver,
cuando toque a su fin el eclipse vital
y la cegadora luz regrese al horizonte en que lo intuyen.





ShareThis