domingo, 28 de junio de 2015

Erario de luces muertas, 5. Sueño cubista con trasfondo sexual.



5.



Sueño cubista con trasfondo sexual




    Imaginé que la noche en cubos verticales
se vertía como un vino espeso y negro,
malagueño, tiznado de rombos musicales
cuyo efecto hacía un solo rostro del rostro decaedro.

    La noche derramada sobre mis manos,
y los edificios, helicoidales como enredaderas,
escalando la belleza del objeto soñado.
Quien yo fui se encontró con el que yo seré
y se amaron sin disimulo
sobre el fuego vacío, la hoguera
prendida por un dios en el océano.,
hasta que el agua y el amor implosionaron
y tuvo lugar el nacimiento de una estrella.

    Ante mí se ocultó una presencia
(no era un cuadrado) a la que nunca pregunté
si era venida para hacerme entrega del descanso eterno.
El sueño, como el odio y la vida,
murió fatalmente,
pero antes del olvido y del polvo
tuve la indómita sensación
de ser yo mismo circunferencia y tiempo,
de estar siendo vigilado desde la negrura
por una mirada femenina e impaciente,
como si triángulo hubiese abierto una herida
entre mis sueños, la existencia y la nada.




ShareThis