jueves, 19 de febrero de 2015

El Silencio, 42. Diálogo entre la noche y el poeta insomne.



42

DIÁLOGO ENTRE LA NOCHE Y EL POETA INSOMNE


     (Ha partido una estrella. Ven y mira, con esos ojos tuyos desembrozados, en esta noche mía tan ligera. Brisa corre, y acaricia. Besos del aire, que claman al cielo con un llanto alegre de esperanza. Ven: ven y mira.)


El Poeta: –      Esta noche es completamente falsa.

La Noche: –     Y lo sabes porque, encendido,
                      desde tu propia mentira juzgas.

El Poeta: –      Ciertamente yo no soy el silencio.

La Noche: –     No,
                      no lo eres,
                      pero lo reflejas. Así eres su esencia.
                     Si acaso hubiera en este mundo ojos como lagos tendidos al cielo
                      entonces tu reino
      sería el reino de la más profunda pena.

El Poeta: –      Dime tú cómo quitarme de encima este dolor.

La Noche: –     No hay manera.

El Poeta: –      Lo sé,
                      y no lo sé todavía.
                      Sé que hay otros mundos
                      pero nunca llegan.
                      El Amor, la Mujer, el Triunfo
                      son lejanas historias que ya he vivido.
                      Mi pasado es la vida.

La Noche: –     Vida eres tú, y en ti, y a través tuyo es la vida.
                       Estás condenado a sufrir
                       pues sufrimiento
                       es el precio que has de pagar por tu felicidad eterna.

El Poeta: –      ¿Hay algo eterno en mí?

La Noche: –     Tu ambición.

El Poeta: –      Pero calla. No la digas.
                      No desciendas al lenguaje

                      lo que proviene del absoluto o la excelencia.






ShareThis